miércoles, 17 de diciembre de 2008

El burka de Antena 3


El pasado 10 de diciembre y "con motivo" del Día Internacional de los Derechos Humanos, el programa de Antena 3 Espejo Público emitió un lamentable pseudoreportaje para demostrar que "la gente siente un gran rechazo hacia una mujer con burka" y que en España "cada vez es más frecuente verlas vestidas así".

ASDHA, Associació per als Drets Humans a l’Afganistan, reaccionó rápido y envió al día siguiente una carta al director del programa:
”...nos parece que el tratamiento del problema no hace sino contribuir a reforzar el estereotipo “mujer musulmana víctima pasiva” cuyo arraigo en la mentalidad de la ciudadanía española constatamos frecuentemente desde la asociación. Y precisamente, una de las cosas que más nos agradece el público de nuestras actividades, es el acercarles al amplio movimiento de mujeres afganas que está luchando por cambiar la situación, que no responde a este estereotipo y que, obviamente, puede darnos cuenta de la complejidad de muchos temas de fondo relacionados con el uso de la prenda.

Conocer de estas cuestiones probablemente ayudaría mucho a la ciudadanía a enfocar el tema de otra manera, mucho más que las pretensiones de provocarnos una absurda reacción de mea culpa ante lo que se denomina “miedo al burka”. Además de lo poco adecuado del tratamiento del tema, nos parece inadmisible que se haya tratado desde el más absoluto de los desconocimientos. La página web del canal señala que “Las mujeres afganas tienen prohibido pasear solas por la calle, trabajar, estudiar e incluso recibir asistencia médica. Además, deben ir completamente tapadas con el burka”. Pero las leyes afganas no prohíben ninguno de estos supuestos, muy al contrario. Y aunque se pueda alegar que los preceptos familiares puedan producir como resultado que las mujeres no paseen solas por la calle, o no trabajen (suponemos que se refieren al trabajo remunerado, puesto que a las mujeres afganas no sólo no se les prohíbe, sino que se les exigen unos niveles de trabajo doméstico muy altos en familias con una media de 6 hijos/as por familia), de nuevo esta es tan sólo una parte de la realidad. Existe una parte creciente de mujeres, especialmente en las ciudades, para las cuales la frase sería sencillamente falsa.

¿Por qué la gran mayoría de las veces que se habla de las mujeres afganas en los medios de comunicación se hace solamente en referencia al burka? (...) esta prenda no deja de ser más que la cara visible de problemas mucho más profundos que, gracias a reportajes como este, no sólo continúan siendo desconocidos por la mayoría de la población española, sino que se verán agravados, por contribuir a reforzar una actitud ciudadana de rechazo o indeferencia (...). Por el contrario, acercar a la ciudadanía española al trabajo de las organizaciones afganas de mujeres, constituye una estrategia menos rentable en términos de boom informativo, pero lo es mucho más en términos de veracidad, ética y oportunidad de cambio de situaciones injustas”.
Malali Joya, exdiputada afgana, visitó recientemente España y afirmó que la solución de Afganistán pasa por la retirada de las tropas (incluidas las españolas) y por que se dejen de enviar armas al país, para que los propios afganos y afganas puedan encargarse "sólo" de los enemigos internos. ¿Por qué esta mujer afgana no le interesa a Antena 3? Antena 3 también tiene su burka, uno que sólo le permite enfocar la realidad de una sola manera.

Si esos enfoques informativos obstaculizan nuestro trabajo diario de sensibilización: ¿por qué las ONGD no respondemos más a menudo a ese tipo de piezas informativas? ¿Por qué los gabinetes de prensa de las organizaciones sociales no tienen como objetivo la vigilancia de los medios?

1 comentario:

leandro dijo...

Por muchas razones no hacemos lo que deberíamos hacer desde Comunicación.

Y entre ellas, porque puertas adentro de las organizaciones tampoco "vende" la necesidad de que la comunicación sea una línea de trabajo y nos quedamos con el "boom" periodístico de vender cada una su marca.

Las mismas urgencias y deformaciones profesionales que tiene Antena 3, en este caso, no es ajena al tercer sector. Es la comunicación entendida como un instrumento de propagación, y el contenido como publicidad.