jueves, 16 de octubre de 2008

Empresas y modelos solidarias/ y luego Unicef


La señorita blanca de la foto es Estefania Luyk, por lo visto modelo, por lo visto famosa y, sobre todo, madre. De la señorita negra, para variar, no sabemos nada de nada excepto que es madre. Antes de verano le preguntaron a la modelo qué planes tenía: "Tengo unas cosas muy bonitas, algo benéfico de Unicef muy bonito que voy a hacer en África".

Unicef financia su campaña de vacunación contra el tétanos neonatal, en la República Centroafricana, a través de un acuerdo con Dodot. Por cada envase de pañales o toallitas vendido, con los logos, la empresa paga una vacuna. La "cosita bonita" que tenía que hacer la señorita modelo era ejercer de "madrina" de la campaña de vacunación. Para el reportaje fotográfico, imprecindible en las iniciativas de este tipo, la señorita blanca no se quitó su camiseta blanca donde el logo de Dodot estaba por encima, y más grande, que el de Unicef.

Por supuesto el personaje y su viaje exigían una cobertura mediática a su medida. La entrevista de Semana despliega todos y cada uno de los estereotipos imaginables sobre África y sobre la ayuda y, por supuesto, invisibiliza las causas del conflicto político y social. Resumiendo se trata de ayudar que no nos cuesta nada, y nos hace sentirnos bien con nosotros mismos. Todo muy emocional, superficial y simplista. El tema género/maternidad...para flipar!.

"Hasta allí viajó Estefanía Luyk, en calidad de Embajadora de Dodot, para conocer de primera mano la campaña de vacunación para la eliminación del tétanos neonatal del Gobierno de la República en la que colabora Unicef.

Ya en Kaga Bandoro, al noreste del país, y después en Nana Outta, más al norte y en territorio rebelde, y en Ndomete, con Estefanía pudimos ver el hospital de la región y los puestos de salud donde, además de las largas colas que las mujeres hacían para recibir la vacuna, encontramos a niños enfermos de malaria, meningitis o malnutrición. Han sido unos días intensos, donde se entremezclan las emociones y que Estefanía tendrá durante mucho tiempo en su retina y en su corazón.
-¿Cuál ha sido la impresión de este viaje?
- Ha sido fantástico, una experiencia que no voy a olvidar en mi vida. Me ha gustado mucho la labor que hace Unicef y cómo tratan a la gente, lo humanos que son, si ellos no estuvieran estarían dejados de la mano de Dios. Me ha gustado ver todo el resultado de las vacunas que se consiguieron en la campaña pasada, como llegan a su destino.

-¿Ser madre te ha sensibilizado todavía más?
- Por supuesto que sí, los niños son lo más bonito del mundo. Ver que están sufriendo y que no tienen posibilidades de vida, porque a lo mejor no pueden acceder a una vacuna, que es una cosa tan simple para nosotros, es para sensibilizar a cualquiera.

- ¿Cuál ha sido la historia que más te ha impresionado?
- Todo, de principio a fin. Me ha parecido muy interesante cómo nos admiraban por querer ayudarles, es bonito, te sientes muy bien. Me emocioné cuando en Kaga Bandoro fuimos a una comunidad y allí nos recibieron con una fiesta, las niñas bailando una danza de bienvenida y el Prefecto les habló de la importancia de vacunarse para la salud.

- ¿Un viaje como este cambia de alguna forma los esquemas?
- Es algo que todo el mundo debería de ver, que la vida no es tan fácil y que hay gente a la que le gustaría tener unas mínimas, oportunidades. Si ellos por si mismo no pueden y necesitan ayuda, por qué no dársela cuando a nosotros no nos cuesta nada."
Triangulación total: empresa, modelo y agencia humanitaria. ¿Quién beneficia a quién? Madrina de Dodot, embajadora de buena voluntad de Unicef... ¿qué mas da? Europa Press titula: "Dodot y Unicef vacunan un millón de mujeres en República Centroafricana". Metro y Semana convierten a la modelo en "Embajadora de Dodot".


Dos cositas algo preocupantes...

a) Unicef ¿o se muere por falta de financiación o se diluye entre los logos de empresas?. Su marca, antes potente, y su título de "Embajador/a de buena voluntad", antes propio y prestigioso, ¿no pierden significación?.

b) La famosa y la revista del corazón son los que facilitan la rendición de cuentas, los que ven, comprueban, garantizan o explican la ayuda de Naciones Unidas. ¿Esa es la única estrategia de comunicación posible para llegar al "pueblo"?

13 comentarios:

qaesar dijo...

Interesante reflexión sobre un asunto complejo en el que se mezclan frivolidad, solidaridad, ética, glamour, erotismo...

Un saludo

Anónimo dijo...

De acuerdo, pero no nos engañemos: si no hubiera sido porque se ha vendido así la noticia a la revista, con Dodot y con la presencia de la modelo, nunca habría aparecido este reportaje en esa revista, ni se habría hablado siquiera en ella de esa campaña de Unicef. Al final salen ganando todos, en mayor o menor medida. Lo importante es que se hable de ello y luego que la gente saque sus propias conclusiones, que tampoco somos tan tontos. Por cierto, Anjelina Jolie, Madonna o Bono -cantante de U2-, por ejemplo, hacen lo mismo y nadie dice nada... ¿por qué?

Con dijo...

No se que decir, todo el mundo tiene intereses, yo me quedaría con que hay gente cuyas circustancias mejoran en cierta medida gracias a la solidaridad de aquellos que compran los pañales, y a todos los que ponen el proyecto en marcha.

Siscu Baiges dijo...

Amics
Vist el vostre esperit crític, suposo que us pot interessar participar en el cicle que organitza la Llibreria Altair, Amics de la Unesco a Barcelona i el programa TotsxTots, de Com Ràdio.
Va del debat sobre els dilemes de la cooperació i el proper dimarts dia 28, a les 19:30 parlarem del tema dels apadrinaments.
Perdoneu per la intromissió!
Siscu Baiges, Com Ràdio
sbaiges@comradio.com

Siscu Baiges dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
leandro dijo...

Kaga Bandoro no es al "noreste del país", más bien es al centro mismo.

Pero a esta altura, qué más da ubicar las ciudades por ahi

MIGUEL ANGEL dijo...

Un poco frívolo sí que parece. De todas formas, el famoseo en solidaridad vende mucho. Vende a los famosos, se llamen Bono, Nacho Cano o Estefanía Luik. Venden discos, fama y pañales, por qué no decirlo...
Yo creo que hay que analizar el conjunto y las motivaciones de cada quien. Y sobre todo ahondar en las causas, no hacerse solo la foto para la revista (del corazón en este caso).
Yo me inclino más por la solidaridad anónima, la que trabaja día a día en Africa, América o Asia, y también en España, no somos héroes ni estamos locos (es lo que piensan mis amigos en España después de 8 años en 4 países de América Latina).
Gracias por la noticia y por crear la reflexión.

lucia dijo...

Aunque dices verdades, continuas hablando de lo superficial, la blanquita y la negrita, el marketing social,...etc. No creo que sea cuestión de melanina, ni de marketing, si no de comenzar a "morder la mano" que nos da de comer al Tercer Sector y exponer a la ciudadanía las causas del porque "la que tiene menos melanina" es decir la blanquita va allí, a ver a la que tiene más melanina es decir "la negrita" y con la foto y los reportajes que venden en Europa, engordan las arcas de UNICEF Y DE DODOT, que no las de la pobrecita negrita. Pero el problema lo tenemos cuando, no tenemos conciencia de grupo, ni nos dejan hablar nuestros/as jefes/as del porque, ni podríamos tener cobertura en los grandes medios con grande audiencias para explicarlo, y de esta forma comenzar a informar de forma veraz y que la gente se entere de verdad del porque de tantas desigualdades. Seria importante invitar a leer a la gente artículos sobre la riqueza de por ejemplo países de África como Angola y Sierra Leona, los cuales solo uno de ellos genera y tiene recursos materiales suficientes para dar de comer a toda África subsahariana, ¿ A donde va todo ese dinero?.
Ciertamente es vergonzoso, como gestionan y organizan las políticas sociales a nivel estatal e internacional, pero el Tercer Sector continua silenciando la verdad porque "tiene que comer", y como no genera beneficios económicos a los Estados, "solo pide",y a “los mendigos” no se les suele dar mucho crédito cuando hablan, por lo que se debería hacer una reflexión seria interna de quienes somos y hacia donde vamos, aunque sepamos que el camino nos viene impuesto de los que nos dan el dinero a través de subvenciones, o marketing con causa: elites, intelectuales, políticos, iglesia, Dodot, Unicef....etc. La realidad del Tercer Sector es tan compleja, que mientras tratemos canceres sociales, con aspirinas sociales, el camino se nos pondrá más espinoso, aunque la perversión del lenguaje de los que tienen el poder nunca tenga fin y continúen engañando e induciendo a la opinión de que es el Tercer Sector, y sobre continuen ganando dinero a costa de la sensibilidad del que ve, “al pobre negrito con la barriga gorda”.

[La otra agenda] dijo...

Me parece un mensaje superficial, sesgado y que no contribuye a transformar en absoluto. Una forma de perpetuar los estereotipos que tan poco bien hace al mundo de la cooperación.
No me sorprende: UNICEF lleva algún tiempo ya volviendo a este modelo de comunicación. Pero cuidado, no es casual sino que está muy estudiado. Reporta beneficios a corto plazo y permite engordar los números de los departamentos de recaudación de las ONG.
Perdonad el autoenlace, pero quizás os interese pasar por aquí: 'Niños con moscas'

Yo acabo de descubrir CiComunica y, por supuesto, me he suscrito para leeros a partir de hoy. Felicidades por este proyecto.

Saludos,
David

Vanessa dijo...

Esta manera de conseguir publicidad y buena imagen no es ninguna novedad, es "marketing social" puro y duro. Lo grave de esta situación en lo referente a la cooperación es que se fomenta que Africa no resurja por si misma, dándole las herramientas, sino que siempre ejercemos el papel de paternalistas, sin darles la opción de surgir por ellos mismos.

Lola lópez dijo...

¿Y a nadie se le ocurre que con el precio de un par de paquetes de Dodot ya se puede pagar la vacuna?

¿Y para que carajo se quieren pañales si toda la vida se ha usado un trozo de tela que luego se lava?

Venga, venga, a consumir y a llenar la selva de la celulosa de los pañales que antes eran árboles de la desaparecida selva vecina!!

fernando "dito" castañeda conde dijo...

sienpre es digno de admirar, el esfuerzo y el sacrificio, de alguien que se da, en la medida que le es dado, para ayudar, a quien lo necesita, y si el objeto son niños, todo es poco.

Anónimo dijo...

Dober zacetek